Google+ Badge

Sermones expositivos

martes, 5 de enero de 2010

Cómo solucionar conflictos en el matrimonio




"La diferencia entre un cristiano y un no cristiano no está en el hecho de que los primeros no tengan  problemas, sino en que los cristianos saben manejar sus problemas y no se dejan manejar por ellos"

MANEJO DE CONFLICTOS

Cualquiera pensaría que "el matrimonio ideal" es aquel en el cual no se presentan ninguna clase de conflictos. Sin embargo, esto es una utopía.

Los conflictos son parte natural de la vida. El conflicto es una realidad ineludible en cualquier relación sostenida, es algo universal; su manejo varía de cultura a cultura; su experiencia es única.

El ser humano fue creado para vivir en relación y eso hace que ineludiblemente tenga diferencias con otros. Todos tenemos sentimientos y actitudes que de vez en cuando chocan con los demás especialmente con aquellas personas con las que convivimos de una manera más cercana.

Por esto es que el conflicto hace parte de la vida cotidiana al interior de cualquier familia. El problema no está en que se tengan conflictos sino en la forma como reaccionamos ante ellos (Ef. 4:26).

Es a través del conflicto que llegamos a conocernos como realmente somos; por eso un conflicto bien manejado llegará a ser saludable para cualquier matrimonio. Aun cuando el conflicto es ineludible, sus consecuencias no tienen que ser destructivas. Tenemos que aprender a manejar los conflictos, enfrentándolos de una manera creativa y constructiva.

Agustín decía:

"La diferencia entre un cristiano y un no cristiano no está en el hecho de que los primeros no tengan  problemas, sino en que los cristianos saben manejar sus problemas y no se dejan manejar por ellos"

A. DEFINICION DE CONFLICTO.

Un conflicto es un choque (real o percibido como tal) de intereses, opiniones o actitudes entre personas o grupos.

El diccionario Webster define el conflicto como:

"Desacuerdo, angustia de ánimo, tensión emocional resultante de impulsos interiores o necesidades incompatibles Confrontar: poner a dos personas en presencia una de la otra ("cara a cara") para comparar sus afirmaciones.

B. ORIGEN DE LOS CONFLICTOS.

Las causas de los conflictos en el matrimonio son múltiples y generalmente más de un factor contribuye para que la pareja se confunda y experimente una alteración en su relación.

Alguien decía que el conflicto es como el polvo, no se sabe de donde viene pero aparece en cualquier momento y en cualquier parte.

Causas que originan conflictos en el matrimonio:


1. Conflictos internos.

Uno de los factores que origina los conflictos en el matrimonio son los problemas internos o "intrapersonales". Aquellos aspectos que hemos almacenado en el corazón determinaran nuestro comportamiento (Mt. 12:35).

"Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?"Jeremías 17:9

Una baja autoestima o un autoconcepto demasiado alto traerá como consecuencia celos, paranoia, inseguridad, orgullo, altivez, etc. (Ro. 12:3).

* La ultrasesibilidad y los complejos harán que se tomen posturas autodefensivas.
* La culpabilidad hace que el pecado destroce la confianza (Col. 2: 13-14).
* La depresión hace perder la objetividad y provoca el aislamiento (Heb. 12:15).


2. Conflictos contextuales o "extrapersonales".


Existen muchos agentes externos que pueden generar conflictos al interior de la pareja. Pueden ser personas que se involucran con comentarios, chismes, etc., afectando la relación (por ejemplo los suegros, la familia extendida, los amigos, vecinos o aún personas ajenas) (Pr.16:28).


También se pueden originar conflictos dentro del matrimonio cuando se trasladan al hogar los incidentes que se han tenido con personas en la calle, el trabajo o cualquier otro sitio.

Dentro de ésta categoría de agentes que pueden originar conflicto también se incluyen todos aquellos cambios, aún siendo cambios agradables, que producen tensión en las personas y en las relaciones. Los especialistas han encontrado que muchos cambios, sucediéndose simultánea o muy seguidamente, a menudo producen irritación, desajustes emocionales y hasta depresión profunda.

La muerte de un ser querido, la perdida o el cambio de trabajo, la jubilación, un embarazo, el cambio de residencia, la reconciliación matrimonial y hasta los cambios de hábitos y comidas pueden producir alteraciones y llevar al conflicto.


3. Conflictos interpersonales.


Son los más comunes en el matrimonio. El hecho de que tanto el hombre como la mujer sean diferentes los hace susceptibles de entrar en conflictos.

Esto no quiere decir que para que no haya conflicto en la pareja y se tengan familias armoniosas los dos tengan que ser copias iguales.

"El hombre y la mujer fueron creados iguales en esencia a la imagen de Dios, pero maravillosamente diferentes"




Entre esposos se pueden encontrar muchas diferencias que los pueden llevar a la confrontación:

  • Costumbres diferentes.
  • Percepciones diferentes.
  • Diferencias al actuar. 
  • Diferentes gustos. 
  • Expectativas diferentes. 
  • Metas divergentes.

David Hormachea dice:

"Si Dios nos hizo diferentes para beneficiarnos mutuamente, no tratemos de ser iguales pues nos destruiremos paulatinamente"

Otra causa de conflicto entre esposos proviene de los trasfondos culturales de la pareja.

Por ejemplo el machismo o el matriarcado son influencias culturales que condicionarán al matrimonio para que copie el mismo modelo, originando así conflictos internos


C. REACCIONES NEGATIVAS ANTE EL CONFLICTO.

Teniendo claro que en todo matrimonio existen conflictos también debemos identificar algunas reacciones negativas que tomamos y que pueden afectar la relación.

Negar el conflicto. Muchos matrimonios no tienen el valor de enfrentar los conflictos y para no herirse más lo niegan. No se tiene en cuenta que un problema sin solucionar, por pequeño que sea (Cnt. 2:15), hará nacer raíces de amargura en el corazón.

Tampoco se debe aplicar el "tratamiento del silencio" como medio para evitar la controversia. A veces se escoge esta opción pues parece menos dolorosa, pero el silencio a la larga nunca da resultados. Puede ser que se necesite un momento de silencio pero finalmente se tendrá que enfrentar la situación.

Bien lo decía en sabio Salomón:"Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora..... tiempo de callar, y tiempo de hablar."Eclesiastés 3:1, 7

Un conflicto sin solucionar sigue una secuencia:



ENOJOà HERIDA àRESENTIMIENTOàAMARGURAàAISLAMIENTO


Trivializar o suavizar el conflicto. Es cuando alguno de los dos cede, asumiendo la culpa, para ser aceptado. Este puede ser un mecanismo de chantaje. También se llega a ceder, a costa de las convicciones o metas personales, pues lo más importante es mantener la relación así ésta sea solo de apariencia.


Retirarse del conflicto. La persona cede y prefiere perder. La meta está en no chocar, aún a costa de las relaciones y de las convicciones. El mensaje que se comunica es "tu no eres importante para mi". En vez de enfrentar el conflicto se rompe la comunicación, refugiándose en otras actividades como el trabajo, la televisión, etc. Es una forma de ocultar el conflicto como cuando de esconde la basura bajo la alfombra, esperando muchas veces ante la desesperación del cónyuge, para que el tiempo los vaya resolviendo (Ef 4:26-27).


Culpar o rebotar el conflicto. Es una forma de querer solucionar un conflicto culpando al otro para disculparnos nosotros. Esto fue lo que hizo Adán en el Edén cuando culpó a Eva para salir del problema (Mt. 7:1-5).


Dominar o vencer en el conflicto. Lo grave de esta reacción es que se pretende imponer las convicciones sobre las del otro, aún en forma agresiva, porque no se valora mucho la relación. Es más importante vencer que la persona misma. Si hay una ganador habrá un perdedor. Cuando se tiene esta actitud se ataca al otro hasta aplastarlo (Gá. 5:15).


Espiritualizar o idealizar el conflicto. Es cuando se argumenta acerca de que los conflictos no deben existir pues son malos y destructivos. Lo que se busca es mantener una "fachada de perfección" hacia los demás mostrando una imagen de mucha espiritualidad y falsa santidad (Gá. 6:1-3).


Usar "armas" en el conflicto. Muchas parejas se acostumbran a usar ciertas "armas" en la solución de sus conflictos, las cuales en lugar de ayudarles lo que hacen es agrandar el problema.
Algunas de esas "armas" son:

  • La explosión de ira.
  • El silencio.
  • Las lágrimas
  • Palabras ofensivas.
  • Actitudes despreciativas.
  • Fingimiento de enfermedades.
  • Llevar la contraria.
  • Negativa a la relación sexual.
  • Amenaza de abandono.
  • Privación de privilegios.