Google+ Badge

Sermones expositivos

sábado, 6 de noviembre de 2010

1000 Bibles Images: De la Biblioteca Digital Libronix (Logos Research System)





 Tipo de Archivo: PDF | Tamaño: 3 MBytes | Idioma: English |Categoría: Referencia Bíblica
 Una completa colección de imágenes bíblicas para la investigación y enseñanza de temas bíblicos. Incluye las citas bíblicas para su mejor ubicación. Indispensable para el Ministro, estudiante y líder de la Iglesia local.

The altar (on the left) belongs to a private house in Shechem, perhaps dating back to the first half of the 1st millennium BCE; the pillar is from Megiddo (12th-10th century BCE). Perhaps fragrant incense was burnt on the altar, whereas a drink offering could have been poured in the dish on top of the pillar (on the left).



Megiddo was the most important city of the Jezreel Valley, which can rightly be called the granary of Israel. Already in the 3rd millennium BCE, there was an important settlement with large temples. The picture shows the altar of burned offering of that time, as well as the wall of one of the two other temples.


On a large monolithic altar of burned offering (picture on the left) the fatty portions of the sacrifice were burned first. According to the Semitic notion, those portions were the best parts of the sacrificial animal, which thus were offered to God in appreciation. The altars of burned offering often had a bezel around it, so that the blood of the sacrifice could be thrown against the base of the altar underneath the bezel. Frankincense was only burned on altars like that in the Postexilic Period. But besides those types, there also were small, cubic altars of incense all over the Near East. They were normally 10 by 10 by 10 cm and were used in private homes.


The picture shows, in four rows, livestock that was most important to the people in antiquity. Cattle are depicted in the row at the top. They were raised for meat and milk, but also as draft animals for puling simple carts or the plow. The row below shows donkeys, the typical pack animal of the Near East. Goats and sheep are pictured in the last two rows. They were the most common livestock; less difficult to raise and providers of milk and meat; they were actually part of every household.

The Assyrian relief shows a hunting dog used for hunting deer, etc. However, in antiquity dogs were domesticated only in a minimal way. A number of dogs were roaming around and thus quite dangerous, because sometimes they also attacked humans.
1000 Bible Images. 2009. Bellingham, WA: Logos Research Systems.

Estas son algunas muestras de esta excelente colección en un sólo libro editado en formato PDF.
__________________________________________________________________________________
Para acceder a este libro en forma gratuita, suscríbase a LA BIBLIA DICE  y envíe un mail a  claudipoma@hotmail.com    pidiendo su ejemplar y se le enviará por e-mail su ejemplar completamente gratis. Esta es otra herramienta excelente para tu ministerio.

__________________________________________________________________________________


 http://astore.amazon.com/tivcc-20
   

viernes, 5 de noviembre de 2010

Las cualidades del carácter cristiano


 Tipo de Archivo: PDF | Tamaño: 2 MBytes | Idioma:Spanish |Categoría: Estudios Bíblicos 
Las cualidades del carácter cristiano
Los pobres en espíritu
OBjetivo:
Indicar las actitudes y expresiones del carácter cristiano según Mateo 5:3–10.
La primera cualidad del carácter cristiano se menciona en Mateo 5:3: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.” Los pobres en espíritu son aquellos que se dan cuenta que ellos no son la fuente de su riqueza espiritual. Ellos dependen de Dios para suplir sus necesidades espirituales. Jesús no declararía bendición sobre aquellos que se jactan y dependen de sí mismos. Antes bien, Él bendice a aquellos que piensan que sin Dios tienen poco que ofrecer. Los seguidores de Cristo creen que sin Él no pueden hacer nada (Juan 15:4). El publicano (cobrador de impuestos) que ni siquiera levantaba su cabeza cuando oraba es un ejemplo de una persona pobre en espíritu (Lucas 18:13). Él dependía de Dios, no de sí mismo. Sólo personas como él compartirán el reino de los cielos.
Los que lloran
La segunda cualidad de carácter cristiano se encuentra en Mateo 5:4: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.” Felices y enriquecidos son aquellos que claman a Dios por sus necesidades, sus pecados, y los pecados de otros. Esta clase de lamento santo lleva al arrepentimiento y al cambio (2 Corintios 7:10). Ay de aquellos que sólo se ríen durante su vida (Lucas 6:25), ya que demasiado brillo de sol crea un desierto. A veces vemos mucho mejor después que nuestros ojos se lavan con lágrimas. Santiago dijo a los pecadores, “Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará” (Santiago 4:9–10). Tres ejemplos de esto son Ana (1 Samuel 1:1–20), el hombre que se arrepintió de su pecado sexual (1 Corintios 5:1–5; 2 Corintios 2:5–8), y la mujer que gimió a los pies de Jesús (Lucas 7:36–50).
La bendición de los mansos
La tercera cualidad se nombra en Mateo 5:5: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.” La palabra griega para manso describe a un potro que está sujeto a su jinete. La mansedumbre no es debilidad; más bien, es fuerza sometida a la autoridad.
La Escritura dice que Moisés fue el hombre más manso sobre la faz de la tierra (Números 12:3). Este mismo Moisés quemó el becerro de oro y lo molió hasta reducirlo a polvo, luego esparció las cenizas sobre las aguas, y lo dio a beber a los hijos de Israel (Éxodo 2:19–20). ¡Ningún hombre débil hubiese hecho esto! Sin embargo, cuando Moisés fue acusado, él no se defendió (Números 12:1–3). Humildemente él presentó su caso a Dios, quien juzgó a María y Aarón. Los mansos no se defienden a sí mismos; como Jesús, ellos someten sus vidas a Dios. El mundo desprecia a los mansos, pero Jesús dice, “Bienaventurados los mansos” porque ellos heredarán la tierra.
Anhelo de justicia
Encontramos la cuarta cualidad en Mateo 5:6: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.” El hambre y la sed son deseos fuertes. ¿Qué persona se olvida de comer y beber cada día? Jesús bendice a aquellos que tienen hambre y sed de tener una buena comunión con Dios. Él promete saciar estas necesidades. Dios no defrauda a los que lo anhelan. Él recompensa a aquellos que lo buscan fervientemente (Hebreos 11:6).
Tener hambre y sed por una buena comunión con Dios es una forma de vida, no un pensamiento casual. Todas las personas vuelven a tener deseos de comer y beber; del mismo modo, las personas deben tener hambre y sed de tener una buena comunión con Dios. Entonces, ¿qué deben hacer las personas que no tienen hambre y sed de Dios? Primero, ellas deben tener cuidado de cómo alimentan sus almas. Por ejemplo, si una persona come muchos dulces, su apetito será estropeado y rechazará la dieta saludable. De la misma forma, el tiempo invertido en cosas espirituales no saludables disminuirá el deseo por las cosas espirituales saludables. Las personas tienen dos naturalezas interiores, y la que se alimenta más será la que gobierne.
Segundo, comer alimento espiritual, aun cuando no se tiene hambre. Por ejemplo, lea la Biblia por algunos minutos, aun cuando no desee hacerlo. Esto hará despertar su deseo dormido por la Palabra de Dios. Que todos nosotros tengamos el hambre y sed por justicia como María, la hermana de Lázaro (Lucas 10:38–42).
Pureza de corazón
La quinta cualidad se encuentra en Mateo 5:8: “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.” Un metal puro, como el oro, es uno que no está mezclado con otros metales. Un corazón puro es aquel que no se mancha con malos deseos. Santiago y Juan no eran puros de corazón cuando tramaron obtener dos tronos (Mateo 20:20–28). El corazón de una persona es como un jardín, y los deseos y motivaciones impuros son como malezas. Cada maleza aparece pequeña, pero si se deja allí, crecerá con raíces fuertes. Si una persona pasa la azada en el jardín del corazón en forma regular, permanecerá puro, sin maleza. Ejemplos bíblicos del corazón puro incluye a Natanael (Juan 1:47) y Timoteo (Filipenses 2:19–22).

MUY IMPORTANTE

Si desea recibir el libro: LAS CUALIDADES DEL CARÁCTER CRISTIANO agréguese a LA BIBLIA DICE: Mande un correo a claudipoma@hotmail.com y recibirá completamente gratis en formato PDF este precioso libro que te ayudará en tu vida  cristiana.

  

domingo, 31 de octubre de 2010

El mundo ¿Fuiste vencido? ¿Venciste al mundo?

El mundo: ¿Fuiste vencido? ¿Venciste al mundo?
 Tipo de Archivo: PDF | Tamaño: 2MBytes | Idioma:Spanish |Categoría: Lucha Espiritual
 Información 

La Biblia describe claramente al mundo como un enemigo activo de Dios y del cristiano. De nuevo, para entender al adversario y la batalla en la cual cada creyente está involucrado debemos definir mundo, evaluar su poder y saber cómo derrotarlo.
DEFINICIÓN DE MUNDO
Mundo comprende una filosofía y un sistema organizado para la expresión de esa filosofía.

Filosofía. El título de Satanás «dios de este siglo» (2 Co 4:4, «mundo», en la versión Dios Habla Hoy) lo describe como el origen de una filosofía centrada en la criatura. El término griego, aion, se refiere en sus diversos contextos a un espíritu del mundo que rechaza al verdadero Dios y establece una vida falsa y una religión sustituta con la criatura en el centro.



Organización. Para referirse también a mundo se usa otra palabra griega, kosmos. Este término describe un sistema ordenado del cual Satanás es el gobernante. Jesús lo llama «el príncipe de este mundo» (ho archon tou kosmou, Jn 12:31; 16:11). Satanás gobierna una organización de hombres y ángeles caídos que están separados de Dios y son sus enemigos naturales. Este mundo es la contraparte falsa del gobierno y el Reino de Dios que incluye individuos y naciones.


DINÁMICAS DEL MUNDO
Cultura pecadora. Los hombres se mueven según el curso (aion) de este mundo (kosmos). Son gobernados por él y están esclavizados a él. Al participar de las características de su líder recibe el nombre de «este presente siglo malo» (ainos … ponerou, Gl 1:4). Esta palabra para «malo» (poneros) es aplicada a Satanás por Cristo (Jn 17:15) y por Juan cuando afirma: «El mundo entero está bajo el maligno» (1 Jn 5:19). Esta palabra habla de una maldad perniciosa que no se contenta con ser sola sino que debe extender su influencia corrupta y malévola para envolver a otros.2 Esto quedó demostrado por Caín, que «era del maligno y mató a su hermano … Porque sus obras eran malas» (1 Jn 3:12). Este maligno, espíritu del mundo centrado en la criatura, puede variar en sus expresiones en cada período de la historia, pero en su esencia es el mismo. Es el suelo en el cual los nacidos de nuevo son plantados, nutridos, alentados dentro y fuera del aire contaminado de criaturas corrompidas con sus ideales, normas y esperanzas. Una expresión moderna de este espíritu del mundo es humanismo, en el cual el hombre es el centro y norma de todas las cosas.

En 1 Juan 2:16–17, Juan describe la dinámica del kosmos así: «Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo». Es evidente que «el mundo extiende la dinámica de la carne tal como Juan lo hace notar en su descripción triple: deseo de placeres, deseo de posesiones y deseo de reconocimiento, de entre los que sustentan la misma filosofía y sistema.

Control satánico. Satanás siempre quiso ser igual a Dios en control, no en carácter; y su pecado provocó su expulsión con sus seguidores (Is 14:14–15). Su filosofía rebelde se la vendió al hombre y ahora gobierna sobre todos los que han caído en el pecado. Por venganza y a través de múltiples medios promueve su concepto de vida centrada en la criatura. Santiago habla de la sabiduría del mundo que alienta los «celos amargos y la contención» que lleva al hombre a «la arrogancia y a mentir contra la verdad». Él dice: «Esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica» (Stg 3:14–15). Los gobernadores de este mundo, siguiendo la sabiduría de este mundo, crucificaron al Señor de la gloria (1 Co 2:4–8).
Es obvio el uso diabólico de la carne y del mundo. Satanás gobierna el sistema del mundo e influencia a la carne, su pie en la puerta del corazón del hombre, para llevar a cabo su rebelión y propósitos destructivos. Él quiere gobernar como un dios. Quiere la adoración que está reservada solo para Dios. Él es una falsedad en gobierno y religión. Así este mundo tiene falsos religiosos (Jn 8:44; 1 Jn 4:1–6) y amenazan con derrotar a los verdaderos hijos de Dios (Jn 16:1–3; 1 Jn 5:19).

Daniel usa los títulos «príncipe de Persia» y «príncipe de Grecia» para referirse a las agencias demoníacas que influyen a los gobiernos de este mundo (Dn 10:13, 20). Satanás ofreció los reinos de este mundo a Cristo a cambio de que el Señor lo adorara. Jesús rechazó su oferta, pero aquel no corrigió su pretensión de gobernador (Mt 4:8–10). Satanás puede controlar a los reinos de este mundo para llevar a cabo sus planes en oposición a Dios y a la Iglesia de Cristo. No es de extrañar que fuerzas demoníacas traten de controlar los gobiernos humanos para que se opongan a la difusión del evangelio y al crecimiento del Cuerpo de Cristo.
El cristiano debe estar alerta contra la filosofía y la organización del mundo para presentarle batalla.


DERROTA DEL MUNDO
En esta batalla hay un lado brillante. Cristo venció al mundo, y el cristiano puede usar esta victoria en su propia vida.

Por Cristo. «En el mundo tendréis aflicción; mas confiad: Yo he vencido al mundo» (Jn 16:33). Estas palabras de Jesús nos llenan de esperanza. ¿Pero cómo derrotó al mundo? A través del juicio de la cruz. Por su cruz, juzgó al príncipe de este mundo (Jn 12:31; 16:11). Cuando el general es derrotado, lo es todo su ejército. El poder de Satanás para controlar es limitado y su tiempo también. Cristo le ha quitado los cautivos y los guia a Él (Ef 4:8). El juicio de Satanás es evidente mediante la muerte y resurrección de Cristo (Heb 2:14–15). El juicio final llegará a su debido tiempo. Cuando Cristo regrese a gobernar en la tierra, el anticristo, el último y más grande político y gobernador religioso de Satanás, con su falso profeta (Ap 13; 2 Ts 2:3–9) serán lanzados al lago de fuego (Ap 19:20). Satanás mismo, después de un breve período de libertad de su prisión milenial, será confinado permanentemente en el lago de fuego (Ap 1–3; 7–10).

Por los cristianos. Aunque el mundo trata de derrotarnos apelando a nuestra carne, tentándonos con sus ofertas, avergonzando nuestra fe, y tratando de meternos en sus principios (Jn 15:18–19; Ro 12:2) podemos derrotarlo con actitudes y acciones prácticas.
Primero, podemos aceptar anticipadamente nuestra victoria por fe. Debemos asirnos firmes a la verdad que Juan señala cuando dice: «Y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe» (1 Jn 5:4). Esto se refiere a la comúnmente conocida doctrina de que el Hijo de Dios derrotó a Satanás y ha vencido al mundo. ¡Nosotros no lo hemos vencido, pero estamos del lado de la victoria! No tenemos que ceder. Nuestro enemigo ha sido derrotado estrepitosamente.
Segundo, debemos andar a diario en victoria como con nuestro derecho de nacimiento. Juan también dice: «Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo» (1 Jn 5:4). Conseguimos esto cuando decidimos no amar al mundo. Juan ordena: «No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él» (1 Jn 2:15). Después de todo, el mundo no es digno de que lo busquemos. No nos puede dar nada de valor permanente. «Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre» (1 Jn 2:17). Debemos tomar partido como lo hizo Josué y se puso al lado de Dios (Jos 24:15).

Esto también lo hacemos cuando obedecemos la Palabra de Dios, porque «sus mandamientos no son gravosos» (1 Jn 5:3). La actitud mundana dice que Dios es duro y que no deja que uno se exprese con libertad, pero nuestra fe sabe que Dios es bueno y generoso, y que nos guía a disfrutar gozosamente de prosperidad espiritual.
Caminamos triunfantes al percatarnos de que el mundo fue derrotado; que no nos puede dominar. Caminamos victoriosos tomando la perspectiva de la Palabra de Dios y viviendo en obediencia a ella. Debemos recordar que la filosofía del mundo y su organización es un enemigo espiritual que Satanás y los demonios usan con eficiencia en la batalla. ¡Debemos enfrentarlo con firmeza!



 DOWNLOAD HERE>>>
Para obtener el libro en forma gratuita, suscr´bete a LA BIBLIA DICE Y escriba al correo  claudipoma@hotmail.com   solicitando este material y estará recibiendo su ejemplar sin costo alguno. Dios te siga bendiciendo. 
 http://astore.amazon.com/tivcc-20