Sermones expositivos

sábado, 7 de febrero de 2009

DEMONOLOGIA: UN ESTUDIO DE LAS HUESTES DE LA NOCHE


* La palabra “Diablo” es nombre propio de un individuo y jamás es usado por los escritores inspirados en el término plural o aplicado a los malos espíritus. [Este vocablo viene del griego DIABOLOS (διαβολος). Ha sido transliterado al castellano y no traducido. Su traducción exacta es “acusador” o “calumniador”. Según El Diccionario Expositivo De Palabras Del Nuevo Testamento, por W.E. Vine, significa: “un acusador, un calumniador... es uno de los nombres de Satanás. ...y debiera ser aplicada exclusivamente a Satanás como nombre propio. DAIMON, un demonio, es otro tipo de ser, aunque vulgarmense aplique a Satanás. Hay un solo Diablo, hay muchos demonios” (vol. 1, p. 438). Es verdad que hay una distinción entre las palabras “diablo” y “demonio” en las Escrituras sin embargo, DIABOLOS no se aplica exclusivamente a Satanás. De hecho, en una ocasión Jesús dijo a Judas Iscariote: “¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo (DIABOLOS)?” Jesús no decía que Judas era “EL diablo”.